ENTREVISTA A LUIS SOLDEVILA
(Coordinador del Primer Encuentro de Tai Chi Chuan de Madrid)
Publicado en EL BUDOKA, Nº 332
sala@editorial-alas.com
www.editorial-alas.com

1) A estas alturas creo que se puede decir que este Primer Encuentro de Madrid ha sido un éxito, pero ¿cómo de grande ha sido ese éxito? ¿Ha salido todo como esperabais?

Yo diría que ha sido un pequeño gran éxito. Lo que pretendíamos era comprobar si esta iniciativa se podía materializar, pero en la primera edición no queríamos apuntar demasiado alto para no pegárnosla. Por ejemplo, aunque teníamos ofertas para realizar al menos cuatro o cinco talleres más, preferimos limitarnos a diez, ya que había que hacerlos en un solo día. Realmente no teníamos ni idea de la respuesta de público que iba a iba a haber, y no queríamos que pinchara ninguno. Con las exhibiciones pasó lo mismo, se quedó fuera gente que esperamos que el año que viene tenga su hueco.

Y no, no ha salido como esperábamos, ha salido mucho mejor de lo que podíamos imaginarnos. Ha sido una experiencia fabulosa.

2) ¿Cómo surgió la idea?

En primer lugar, ya habíamos asistido como invitados a dos maratones de Taichi en Barcelona, en los que habíamos disfrutado como locos, y no hacíamos más que pensar que era una pena que en Madrid no fuésemos capaces de organizar algo parecido.

Segundo, estábamos un poco hartos de que la gente nos dijera, "Ah, pues yo también hago Tai Chi", y al preguntarles qué estilo practicaban nos contestaran que no lo sabían, o que hacían Tai Chi estilo "Chuan". Además de los profesores que no saben qué estilo enseñan, están los estilos "fantasma" de origen inverosímil que no conoce nadie más que quien los inventa y vende. En fin, que también queríamos mostrar al público Tai Chi Chuan de calidad, de diferentes estilos reconocidos, y contribuir un poco a que la gente se familiarice con ellos, a que aprecie sus diferencias y similitudes y a que cuando vayan a apuntarse a una clase intenten juzgar por sí mismos lo que se les ofrece.

Por otra parte, la incomunicación entre las asociaciones y escuelas de Tai Chi Chuan es preocupante. Creemos que es fundamental que la comunidad del Tai Chi cree espacios de diálogo e intercambio de experiencias y técnicas, y queríamos poner nuestro grano de arena.

3) ¿Cuántos grupos o maestros han tomado parte?

En total han sido veintitrés asociaciones, profesores y maestros. Creo que es sintomático que sólo nueve grupos fuéramos de la Comunidad de Madrid. Yo pienso que esto se debe a la incomunicación a la que me refería hace un momento. En varios casos tropezamos con un rechazo que yo diría que nace de la idea de que cualquiera que aborda un proyecto de esta índole es que quiere llevarse el gato al agua. Espero que se vaya venciendo esa suspicacia y que el año que viene la participación madrileña sea mayor.

Curiosamente, la participación y el apoyo catalanes han sido decisivos. Jordi Vilá y la Asociación de La Bartra arrimaron el hombro con mucha generosidad y Dom Sales, el organizador de los maratones de Tai Chi de Barcelona, vino expresamente a Madrid para participar con una exhibición y prestarnos su apoyo. También vino de Barcelona el maestro Zhang Xiu Mu, que dejó maravillado a todo el mundo con sus talleres y exhibiciones de Yang y Zhao Bao, y de Salamanca y Valladolid Manuel Yubero y sus muchachos de Cheng Man Ching dispuestos a todo. Incluso un profesor de Tai Chi de Liverpool que había venido al encuentro como espectador, Alan McDonnell, acabó obsequiándonos con una espléndida exhibición de estilo Sun, tan difícil de ver en España.

Pero una de las cosas que más nos emocionó fue la participación de la comunidad china de Madrid. El Club Siempre Verde, o mejor dicho Siempre Joven, llegó en pleno con amigos y nietos a pasar un día de fiesta en el parque y a regalarnos unas intervenciones maravillosas, quitando solemnidad hueca a la práctica del Tai Chi y demostrando que este es un arte de vida y salud. Liu Yue Xiang, que salió del Encuentro con el apodo de "la super-abuela", Xiu Zhuo Hao, un anciano imponente que bordó una preciosa forma de espada Yang, Xiang Jing Zhou, todo un caballero y viejo vecino de entrenamiento en las gélidas mañanas de invierno de El Retiro, y el resto del Club nos dieron una lección de alegría de vivir y de Tai Chi del bueno.

Liu Yue Xiang

 

4) ¿Qué tal ha sido la respuesta del público en general? ¿Cuántos visitantes o espectadores calculais que hubo?

Muy positiva. Había muchos aficionados, encantados de ver tanta variedad de prácticas y estilos, y muchos curiosos, a menudo asombrados de ver que el Tai Chi es mucho más que esa danza lenta para relajarse. La gente disfrutó mucho con los talleres de Empuje de Manos y Aplicaciones Marciales y con la entusiasta demostración de técnicas de Antonio Leyva y Jordi Vilá. Los talleres tuvieron entre cuarenta y ciento veinte participantes, sobre todo los dos de Chi Kung, y calculamos que en las horas punta del domingo había más de cuatrocientos espectadores viendo las exhibiciones.

5) Teníais un programa realmente apretado. ¿No ha sido un problema para organizar tantas actividades en tan poco tiempo? ¿El público podía apreciar todo lo que se le ofrecía?

Pues mira, todavía no nos lo creemos. Todos los talleres fueron sobre ruedas y todos los participantes en las exhibiciones estaban preparados quince minutos antes de su hora. Unos auténticos profesionales. Y sí que recibimos alguna queja en el sentido de que era una faena tener que elegir entre dos o tres talleres simultáneos. Por lo demás creo que el público apreció lo que intentamos mostrar entre todos.

6) ¿Han existido ayudas por parte de las instituciones?

Ha habido mucha comprensión por parte de la Dirección de Parques y Jardines, que con toda la razón defiende con uñas y dientes la integridad de un parque tan antiguo y frágil como El Retiro y que a pesar de todo nos ha permitido celebrar el encuentro bajo sus árboles. Y por lo demás la verdad es que no pedimos nada. Lo poco que hacía falta lo pusieron los compañeros del Círculo del Retiro y amigos, y nos daba un poco de corte ir al Ayuntamiento y pedirles sólo unos cuantos bidones de agua. Al final también los pusimos nosotros. En realidad los "gastos" de organización no han llegado a ciento cincuenta euros, aparte de muchas horas de trabajo y lo que la gente aportó de su bolsillo.

 

7) Haz un poco de autocrítica. ¿Qué cambiarías para el próximo Encuentro?

Creo que un pequeño error ha sido organizar esto como si fuera una reunión de amigos, pedir a la gente que viniera por sus propios medios, aunque alojamos a los que pudimos en nuestras casas, tirar de los conocidos para todo lo que necesitábamos... Ha faltado un poco de profesionalidad, en el buen sentido de la palabra, ojo. El año que viene intentaremos conseguir el dinero suficiente para invitar de verdad a los invitados, es decir, pagarles el viaje y la estancia, y mejorar un poquito las infraestructuras, una mesa más grande, un sonido un poco mejor, sin atronar, y poco más. Más oferta de talleres, más explicaciones durante las exhibiciones, para que resulten más formativas, más participación y más intercambio.

Me gustaría añadir que este Primer Encuentro ha estado dedicado a la memoria de Liu Zhen Yuan, nuestro primer maestro, en el décimo aniversario de su muerte. Sin su enseñanza y ejemplo nosotros no existiríamos como grupo ni este proyecto habría llegado a cristalizar.

 

 

 

www.chenretiro.com